publicado por Jul 20 134 visitas

¿Alguna vez compró algo en oferta pero terminó en remordimiento después de que la emoción se desvaneció? Probablemente se dio cuenta de que compró un artículo que no necesitaba y que, de lo contrario, no lo habría comprado sin la oferta. Estas ofertas se diseñan utilizando la escasez, un disparador psicológico que hace que reaccione rápidamente, por lo que no es sorprendente que sea una táctica ampliamente utilizada. Sin embargo, este simple principio también funciona para los estafadores. Por eso, es importante ser proactivo al interactuar en línea.

Por ejemplo, cuando recibe un correo electrónico aparentemente confiable de una empresa que le informa que se está quedando sin tiempo para realizar un pago. Antes de que se dé cuenta, ha respondido, poniendo su información bancaria en manos de estafadores.

No es culpa suya covertirse en víctima de estafas en línea.

No solo les sucede a las personas más vulnerables. Los estafadores son hábiles manipuladores. Años de estafas telefónicas los capacitaron para el mundo en línea y les dieron una idea de lo que funciona y lo que no. ¿A qué emociones tienen que apelar? ¿Qué historias tienen que maquinar?

Internet e innumerables avances tecnológicos permiten la manipulación de software, correos electrónicos, fotos e incluso videos. ¿Cómo se supone que la gente distinga lo que es real y lo que no lo es? No son solo las personas mayores o las personas menos conocedoras de la tecnología las que deben tener cuidado. Todos deben estar atentos a las estafas en línea y cuestionar todo lo que ven. Aquí hay cuatro preguntas que debe hacerse antes de cada encuentro en línea.

1. ¿Pidió ayuda?

Verá una ventana emergente en un sitio web: es un mensajero y parece que una empresa de TI le está escribiendo para ofrecerle su ayuda. O recibe un correo electrónico de una empresa que ofrece su ayuda de forma gratuita.

Al igual que en la vida real, si uno de tus amigos te ofrece ayuda, tu instinto es agradecerle e incluso ayudarlo a cambio siempre que tengas la oportunidad. Si alguien en línea le ofrece ayuda, especialmente si es gratis, piensa para sí mismo: ¿Qué podría salir mal? Una vez que acepte, podrían pedirle que devuelva el favor y usted podría sentirse obligado a cumplir. Pero tenga en cuenta que no pidió ayuda y, por lo tanto, no les debe nada. Ni siquiera un clic en un enlace o una respuesta por correo electrónico.

2. ¿La oferta es válida solo porque otras personas la apoyan?

Si el hombre de la imagen de archivo con el pulgar hacia arriba pudo descargar el software sin ningún problema, usted también puede hacerlo, ¿verdad?

Antes de ir a un nuevo restaurante, consulte las reseñas para conocer el servicio al cliente y la calidad de la comida. Después de todo, si otras personas lo han probado y les ha gustado, debe estar bien. Pero las críticas y los premios pueden ser falsificados. ¿Fueron todas las reseñas escritas con el mismo estilo y por usuarios con nombres similares? Esto podría ser un indicio de que algo anda mal. Además, el hecho de que el diseño de un sitio web parezca legítimo no significa que lo sea. Cuando reciba correos electrónicos de phishing de una fuente aparentemente confiable, nunca debe darles su información bancaria o contraseñas. Llame o envíe un mensaje a la empresa directamente y descubra primero la legitimidad del correo electrónico.

3. ¿Por qué hacen preguntas aparentemente inocuas?

Una falsa sensación de seguridad tiende a hacer que las personas sean aún más vulnerables. Esto también es válido para los encuentros en línea. Responder algunas preguntas sencillas puede no parecer peligroso. Sentimos que tenemos el control todo el tiempo. Pero aún es posible que lo atraigan a un trato que quizás no desee o, en el peor de los casos, que lo convenzan de revelar datos confidenciales. Incluso una simple pregunta como cómo va tu día podría conducir a una estafa.

4. ¿Por qué intentan ser mi amigo?

La familiaridad es clave. Algunos estafadores llaman a los adultos mayores y tratan de convencerlos de que son parientes que necesitan dinero con urgencia. Si es familia, no puede estar mal, ¿verdad? Muchas personas están al tanto de este tipo de estafa hoy en día, pero muchas otras estafas funcionan de manera similar: los estafadores saben cómo hablarte sin problemas. No son villanos de los cómics, sino personas inteligentes que pueden parecer agradables. Están de acuerdo contigo y sutilmente buscan similitudes contigo. Mantente alerta y no dejes que te pasen por encima.

Caer en este tipo de estafas no es nada de lo que avergonzarse. Asegúrese de estar atento a estas tácticas cada vez que reciba un correo electrónico, un mensaje privado en las redes sociales o incluso una ventana emergente en un sitio web. Y ciertamente, nunca comparta datos confidenciales como contraseñas, datos bancarios o, en el caso del software de escritorio remoto, nunca otorgue acceso a su dispositivo a nadie que no conozca personalmente y en quien confíe. La clave para la seguridad en línea es la conciencia y la precaución.

Para más información sobre una de las mejores aplicaciones de escritorio remoto del mercado, visítenos en nuestro sitio www.anydeskla.com 

Puede leer el artículo original siguiendo este enlace.

Ventas:

Madrid, España
+34 910 602261

Bogotá, Colombia
+57 1 3819092

Buenos Aires, Argentina
+54 11 52193346

Lima, Perú
+51 1 6429639

México D.F., México
+52 55 41696339

Santiago, Chile
+56 228988235

Ventas:

Madrid, España +34 910 602261 - New York, US +1 646 6478683 - Bogotá, Colombia +57 1 3819092 - Buenos Aires, Argentina +54 11 52193346 - Lima, Perú +51 1 6429639 - México D.F., México +52 55 41696339 - Rio de Janeiro, Brasil +52 55 41696339 - Santiago, Chile +56 228988235


...